sábado, 24 de septiembre de 2016

24 de Septiembre – Aniversario del Auto Colectivo Porteño


Uno de los primeros Taxi Colectivos de 1928


La fecha de hoy conmemora la aparición del Taxi Colectivo o el Auto Colectivo Porteño, una modalidad que se dio particularmente en Buenos Aires en 1928. Se trataba del uso de automóviles taxímetros que llevaban varios pasajeros con una tarifa fija.

Pero es bueno conocer esta historia y hacer una serie de aclaraciones ya que es habitual confundir colectivos con ómnibus.

La  iniciativa surgió de un grupo de taxistas que ante la falta de trabajo –producto de la crisis- decidieron usar sus vehículos fijando un recorrido y tarifa llevando a varios pasajeros los cuales subían y bajaban en las paradas.




Un auto colectivo con la cartelera que identifica las puntas de línea

Este servicio competia con los servicios de ómnibus y tranvías existentes. Con una tarifa que mayor a las de estos pero menor a la del taxi.

La actividad no estaba reglamentada y se transformó rápidamente en una competencia muy dura para los servicios concesionados. Asimismo la aceptación del Auto Colectivo llevó a que los automóviles incorporaran mayor cantidad de asientos para trasladar más personas y con el tiempo desarrollar carrocerías específicas.



Colectivo de 11 asientos de 1939


Los colectivos crecieron en tamaño con una capacidad máxima de 11 pasajeros primero y posteriormente llegando a 16. Se carrozaba cuanto tipo de chasis estaba disponible: automóviles primero y luego camiones. Los pasajeros viajaban sentados y no se permitía personas de pié.


Invento Argentino
Finalmente historiadores e investigadores del tema derribaron el mito de que esto fuera un invento argentino como se conoce popularmente  ya que existieron experiencias similares en otras partes del mundo con anterioridad, por ej. Estados Unidos y Brasil.



El ómnibus nació con tracción a sangre creado por Blas Pascal en 1668


Omnibus y Colectivo
El ómnibus es anterior e incluso su origen viene de vehículos con tracción a sangre.
En Argentina los auto ómnibus circularon a partir de finales de la década de 1910 con el desarrollo de la industria automotriz y la incorporación de estos rodados de origen extranjero.

Desde fines del siglo XIX en Argentina existían varios talleres especializados en carruajes que también dieron cabida a los automotores personalizándolos e incluso generando variantes. Surgen así las chatas, furgones y también las carrocerías de ómnibus.


Publicidad de chasis de auto ómnibus de 1918


Los ómnibus circulaban por caminos y servían a varias ciudades argentinas mucho antes de 1928, por eso no hay que confundir a este vehículo con el colectivo porteño.

También debemos señalar que el ómnibus se carrozaba sobre chasis desarrollados para tal fin, a diferencia del colectivo que utilizaba chasis de camiones


Publicidad de Chasis para ómnibus de la marca REO - año 1923




En Rosario
En nuestra ciudad debido a la crisis suscitada con la concesionaria del servicio de Tranvias Electricos –C.G.T.E.R.- que no realizaba las inversiones y extensiones de recorrido que la ciudadanía demandaba, la Municipalidad de Rosario decreta la Ordenanza 27 de 1923 donde habilita la libre circulación de vehículos particulares fijando recorridos y tarifas de modo de competirle al tranvía por un lado y servir de transporte a los barrios aislados.


Uno de los primeros auto buses o auto ómnibus que circuló en Rosario

Esos auto o auto ómnibus como se los denominaban tuvieron un explosivo y caótico crecimiento que recién pudo ordenarse en septiembre de 1932 con la creación de la Empresa Municipal Mixta de Transporte de Rosario



Omnibus rosarinos de principios de los años 30


La popularización del término “colectivo”
Los colectivos en Buenos Aires libraron una larga batalla con los Omnibus. incluso sus propietarios sufrieron la incautación de unidades por las acciones legales de la Corporación de Transportes que tenía la concesión.

Finalmente los colectivos terminaron fusionándose con los servicios de ómnibus en Buenos Aires y el término “colectivo” asociado al vehículo de transporte urbano.

El colectivo le transfirió al servicio una impronta muy particular, el estilo de las carrocerías y el fileteado. Los vehículos crecieron aún más en capacidad superando los 16 asientos y las terminales automotrices comenzaron a ofrecer chasis para colectivos derivados de camiones para su uso.

La renovación de unidades con el tiempo hizo que muchos coches radiados del servicio porteño recalaran en diferentes puntos del país con su denominación de origen.




De a poco el término “Colectivo” se extendió a lo largo y ancho de la Argentina como sinónimo de ómnibus urbano.



A los ómnibus interurbanos o de larga distancia no se los puede llamar “colectivo”. Siempre fueron ómnibus y el apodo más popular que recibieron fue el de “micro” –por micro ómnibus-

Otro término con que se apodan a estos transportes es el de Bondi, una palabra más moderna que se tomó de Brasil y se popularizó en los años 80.




En la Actualidad
Los vehículos actuales son ómnibus, no pueden considerarse colectivos porque superan la capacidad de aquellos pintorescos vehículos, tampoco su servicio ya que los pasajeros ahora viajan sentados y de pié. No obstante en el arraigo popular y sentimental estará siempre presente.

Por último no debemos dejar de mencionar otras experiencias recientes similares a la del colectivo porteño y que se dan en diferentes ciudades del país como las combis o combis truchas utilizadas por personas o trabajadores para movilizarse hacia un destino común o los “gariteros” que fueron aquellos vehículos que circulaban por la Ruta 21 en los años 2002/3 cuando las empresas Tirsa y Victoria estaban en conflicto.



Notas Referenciales

* Historia del Colectivo Porteño - Buses Rosarinos

* El Colectivo no es un invento argentino -  Autor Alejandro Scartaccini / Bus Arg

* 100 años viajando en ómnibus - Autor Anibal Trasmonte / Bus Arg