sábado, 4 de febrero de 2012

La caída de los subsidios al transporte afectaría al 60 por ciento de los rosarinos

Por Guillermo Zysman y Silvia Carafa / La Capital





El municipio estima que los cambios que aplicará la Nación en la distribución de subsidios al transporte podrían impactar negativamente en el 60 por ciento de los rosarinos que viajan a diario en colectivo. La conjetura se basa en estadísticas del sistema: sobre 550 mil viajes que se realizan por día en Rosario, más de la mitad son protagonizados por pasajeros de sectores medios y altos. De concretarse el recorte sobre estos estratos, unos 330 mil traslados que se abonan en la ciudad aumentarán considerablemente su tarifa ya que, actualmente, el Estado nacional subsidia el 70 por ciento del costo del boleto local.
A falta de precisiones, y en base a los primeros trascendidos, en la Municipalidad ya empezaron a hacer cálculos sobre el eventual impacto del nuevo criterio de reparto de fondos nacionales al transporte urbano de pasajeros. "Por ahora sólo se sabe que seguirán subsidiando a beneficiarios de planes sociales, jubilados y sectores de bajos recursos. Si se deja de subsidiar a los usuarios desde los ingresos medios, el universo de afectados será muy alto en la ciudad", confió un funcionario.
En efecto, la única certeza brindada por la Secretaría de Transporte de la Nación es que el Sistema Unico de Boleto Electrónico (Sube), en plena etapa de implementación en Capital Federal y el conurbano bonaerense, llegará también a las principales ciudades del interior del país. Con el nuevo esquema, la administración nacional busca subsidiar a los pasajeros y no a las empresas.
De aplicarse en Rosario un reparto de subsidios sólo a los sectores medios-bajos como se especula podría resolver la gestión que lidera Cristina Kirchner, el 60 por ciento de los rosarinos que viaja a diario en colectivo perdería ese beneficio. De acuerdo a la Encuesta Origen-Destino 2008, que el municipio terminó de procesar el año pasado, más de la mitad de los 550 mil viajes que se efectúan por día en las unidades urbanas de ciudad es realizada por personas pertenecientes a sectores medios, medios altos y ABC1.
"Nadie sabe si la disminución de partidas para estos sectores será parcial o total, precisar su impacto es muy complejo", agregaron desde el Palacio de los Leones.
Actualmente, todos los usuarios del transporte urbano local reciben de la Nación el equivalente al 70 por ciento del costo neto tarifario.
"En líneas generales me parece correcto", dijo el concejal justicialista Osvaldo Miatello a LaCapital en una de las primeras adhesiones conceptuales al tema. En su opinión, el cambio en el paradigma para distribuir subsidios al transporte público, anunciado por el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, vendría a saldar las diferencias que en la actualidad se cuestionan entre Buenos Aires y el resto del país.
El edil relativizó las primeras repercusiones sobre el tema. "Hay que ser cuidadosos, no hay que alarmar, porque en una primera etapa esto sólo se aplica en la llamada Area Metropolitana de Buenos Aires (Amba), donde con la tarjeta el boleto cuesta 1,30 peso y no se tiene en cuenta el perfil del usuario", explicó.
La extensión a otras ciudades del país, donde se vendan más de 10 millones de boletos al año, sólo llegará en una segunda etapa de cuya implementación aún no se puede hablar "sencillamente porque no hay información al respecto", explicó Miatello y dijo que en Rosario esa suma se excede con creces ya que, aproximadamente, se cortan unos 150 millones de boletos anuales con un aporte de la Nación de 1,91 peso por pasaje