lunes, 13 de octubre de 2014

Transporte Urbano. La deuda interna



A menudo me pregunto si es función del Ente de la Movilidad de Rosario ocuparse del servicio público de  las localidades vecinas o responder a las necesidades que los rosarinos tenemos.
Porque últimamente las novedades están centradas en llevar líneas a la localidad de Funes, debido a la gran cantidad de rosarinos que decidieron por diversas razones afincarse en allí o en Roldán. Obviamente que es una grata noticia resolver ese problema, no estoy en contra de eso, aunque es una competencia provincial.

Pero las Autoridades que manejan el transporte urbano tienen una gran deuda con Rosario, ciudad que eligió esta gestión para su gobierno y entiendo deberíamos ser tenidos en cuenta.
Entonces me pregunto, por qué los estudiantes de zona sur continúan sin un servicio que los lleve al Centro Universitario –Siberia-.  O por qué los vecinos de diferentes zonas no poseen una línea que los acerque a los Centro de Distrito que les corresponden, caso que ocurre con el Distrito Sudoeste o la zona de Echesortu y Oeste hacia el Distrito Centro.

Por otra parte se intenta desalentar el uso del automóvil particular, algo a lo cual adhiero y pondría en práctica de inmediato si tuviera al menos alguna de las líneas que se suprimieron y nunca más se restablecieron. Porque recordemos que desde 1998 tenemos fusiones de recorridos, líneas de emergencias y servicios desaparecidos que jamás fueron devueltos.

Para colmo de males, para paliar esta situación se establece un trasbordo pago, como si el usuario fuera el responsable de haber sido privado de algo que antes tuvo.
El transporte urbano sigue siendo estrictamente “centralizado” todo tiene que pasar por el centro y así ir de Zona Norte a Sur o de Oeste a Sur es un calvario. Un viaje que lleva más de media hora solo para cruzar el área central.

El crecimiento de la ciudad hacia los barrios es más que evidente, y seguimos con recorridos prehistóricos. Por otra parte las ideas troncalizadoras siguen insistiendo en pasar por el Centro.
Hace años que vengo reclamando la troncal Norte-Sur por Bv.Avellaneda, no por un capricho personal, este fue el proyecto de los planificadores de Rosario de antaño. Podemos citar así al Ing. Mongsfeld quién hace más de 40 años con la inauguración del Viaducto Avellaneda unió a dos zonas de la ciudad desconectadas totalmente. Su objetivo era que esta fuera la vía de conexión de ambos extremos de la ciudad.
No obstante hoy los ómnibus que por allí transitan solo van hacia el Centro.
Como sugerencia plantee la prolongación de la línea 128 Negra que haciendo un recorrido en anillo se pudiera transformar en parte de esa necesaria troncal. La propuesta fue que la punta de línea de Bv.Avellaneda y Mendoza se traslade aunque más no sea la Shopping El Portal.
La iniciativa tuvo un impulso desde el bloque del PRO en el Concejo Deliberante donde se aprobó el estudio de factibilidad.

Hace unas semanas, la 128 Negra se prolongó, pero hacia el Hospital Centenario, más ómnibus por calles Córdoba y Santa Fe hacia y desde el centro!!.

Días pasados veía bajar decenas de obreros de esta línea en Córdoba y Bv.Avellaneda que luego cruzan el Viaducto Avellaneda a pié, arriesgando sus vidas ante la inexistente vereda del puente.
No quiero olvidarme tampoco de los vecinos de los Barrios Belgrano y Zona Oeste que dejaron también de tener conexión con la Zona Norte  desde la supresión de la línea 151 o los de Pichincha que tras la supresión de la línea 4 perdieron conexión con el Oeste. Entonces la solución es ir al centro a trasbordar o bien recurrir al vehículo particular.

Evidentemente hay un gran contrasentido en todo esto, seguimos saturando las calles de zona centro con ómnibus que llevan pasajeros que no requieren ir por ese lugar o que obligadamente tienen que hacerlo para trasbordar porque no hay alternativas.
Desde el inicio del nuevo siglo en Buses Rosarinos vengo proponiendo que los Boulevares 27 de Febrero y Avellaneda sean los estructurantes desde donde se puedan llevar a cabo las transferencias sin necesidad de ir al centro, agilizando los traslados de modo de dar verdadera oferta para desalentar el uso del automóvil.

Pronto estarán los pliegos y lineamientos del nuevo sistema de transporte 2015. Esperemos que estos temas sean tenidos en cuenta para quienes aún decidimos seguir viviendo en Rosario.


Adrián Yodice