lunes, 28 de septiembre de 2015

SI al BOLETO IMPRESO


Días atrás los rosarinos nos levantamos con la propuesta de eliminar los boletos impresos que emiten las canceladoras del transporte urbano de pasajeros y que esto se extienda a los pliegos del Nuevo Sistema.

Los Concejales Maria Eugenia Schmuck y Jorge Boasso proponen esta medida para "generar políticas de conciencia que preserven el medio ambiente". Así los datos del viaje quedan grabados en el chip de la Movi -nueva denominación de la TSC (Tarjeta Sin Contacto). y el saldo podrá consultarse por internet...

Solamente personas que no usan a diario el sistema de transporte público pueden proponer idea semejante que afecta negativamente a miles de usuarios, un escollo más en la larga lista de padecimientos a los que estamos sometidos.

Quienes recorremos el país y viajamos en los transportes públicos urbanos de las diferentes ciudades vamos confrontando pro y contras de los sistemas.

La tarjeta SUBE, Sistema Unico de Boleto Electrónico impulsado por el Gobierno Nacional y que rige en varias urbes del país es un sistema de cancelación que no emite comprobante y justamente eso es lo que lo hace poco amigable. Los pasajeros deben ingeniárselas para recordar el saldo que con suerte alcanzan a leer rápidamente en el diminuto display de la máquina.

Así cada vez que vuelvo a Rosario agradezco el poder contar con el boleto impreso. No solo por los datos del viaje, sino también por el saldo y la validación de las telecargas que se pueden hacer a través de cajeros o home banking y que allí quedan reflejadas.





Por otra parte, contar con el boleto impreso nos permite tener el control horario a la hora de hacer una combinación o trasbordo y verificar si en caso del medio boleto se canceló por dicho valor.

Entonces mi pregunta como usuario es por qué nos quieren quitar este comprobante?
Acaso es lo mismo consultar por internet los movimientos de la tarjeta?

Contar con el boleto impreso es un DERECHO. Si así no lo fuera, entonces las compras con tarjetas de débito y crédito quedarían exentas de factura o ticket de emisión porque total se puede consultar por Home Banking o Resúmen Bancario. Sin embargo no es así, y la exigencia del ticket y factura es una obligación ciudadana como consumidor.

Recurrir a la "simpática decisión" de otorgarle motivos ecológicos o medioambientales a medidas como esta sinceramente siembran más dudas que certezas, cuál es el verdadero motivo por el cual no quieren que tengamos nuestro boleto en mano?

Los pasajeros sabemos de lo valioso de este "documento impreso". Me pregunto qué ocurrirá en caso de accidente? Qué pasa cuando le marcamos boleto a otra persona que se quedó sin crédito, no pudo recargar su Movi o se nos ocurrió pagarle su viaje por cortesía?
Personal doméstico y empleados de algunas empresas rinden sus viajes contra presentación del ticket o boleto. Cómo tendrán que hacerlo  ahora?

Si realmente el propósito es crear conciencia medioambiental y evitar el inútil uso del papel, no sería mejor presentar un proyecto donde el usuario de la Tarjeta decida si quiere o no el boleto impreso personalizando su tarjeta?



Acaso los Ediles que apoyan estas iniciativas renuncian en sus campañas electorales al papel como forma de contribución a la ecología?  Con igual criterio, nosotros los electores podemos verlos por Internet y evitamos así toneladas de basura volcada a las calles en panfletos, cartelería, etc.

Por todo lo expuesto y por muchas otras razones que seguramente muchos de los lectores podrán agregar a favor, es que EXIJO LA CONTINUIDAD DEL BOLETO IMPRESO!!!



Adrián Yodice
Buses Rosarinos