sábado, 9 de enero de 2016

Plaza Sarmiento - Paradas Reubicadas e infraestructura insuficiente


En nuestra anterior publicación nos referíamos a la reubicación de paradas de las líneas interubanas que tenían base en Plaza Sarmiento.

Desde el lunes 4 de enero, esta mini terminal dejó de operar y el sector ocupado por las plataformas se integrarán a la Plaza. Las líneas que allí finalizaban su recorrido ahora deben continuar su marcha y los pasajeros deberán abordarlas en el tramo de Calle Corrientes entre San Juan y Mendoza.

El puesto de venta y recarga de tarjetas Movi también se trasladó a calle Corrientes pero entre San Luis y San Juan



Nuevas Paradas
Al llegar a la zona destinada a las nuevas paradas para los ómnibus interubanos no podemos menos que sentir vergüenza ajena.

Cuando se toma la decisión de suprimir un área funcional como lo era la Terminal de Plaza Sarmiento y trasladarla, se supone que se debe hacer previamente una obra acorde a la magnitud o funcionalidad que merece.


En la vereda de Calle Corrientes al 1100 se colocaron tres refugios similares a los del transporte urbano -que obviamente no dan cabida a la cantidad de pasajeros que esperan allí- y además la información publicada solo es la de los recorridos pero no están los horarios.







Existe allí una gran cantidad de árboles, pero en la zona donde los usuarios deben abordar los ómnibus no hay vereda sino tierra, entonces para evitar embarrarse colocaron piedras (!!!)





Los invitamos a pasar por allí y verlo personalmente. No se puede entender semejante destrato a quiénes tienen que esperar un ómnibus cuya frecuencia obviamente no es la de un urbano y por consiguiente deberán pasar un tiempo prudencial, sin asientos suficientes y en caso de lluvia sin reparos.

Tres ómnibus de los largos que paren consecutivamente ocupan el espacio disponible.

En esto hemos retrocedido décadas, debería haberse contemplado una obra acorde similar a las paradas del Metrobus que son contínuas y techadas.




Rosarinos fuera de Rosario
Paecería que nadie se ha dado cuenta aún, pero estas líneas interurbanas que antes eran de uso exclusivo de pasajeros provenientes de localidades vecinas ahora lo son de cientos de rosarinos que debieron irse de la ciudad.

En estas últimas dos décadas, por falta de planificación urbana, planes de vivienda accesibles a trabajadores o por la inseguridad, miles de rosarinos decidieron irse a vivir a Funes, Roldán, G.Baigorria, Soldini, Perez y Pueblo.Esther entre otros con el sueño de su casa propia. Sin embargo sus trabajos y los colegios / universidades donde estudian sus hijos siguen en Rosario.

Eso ha generado un considerable aumento del tránsito automotor desde y hacia el centro de Rosario y eso también es un tema de ecología y contaminación. Los que pueden lo hacen con movilidad propia y el resto con transporte público. Entonces no se entiende por qué ante la creciente demanda de estos servicios, en lugar de mejorar vamos para atrás.

Como se dijo en la nota anterior, podría haberse creado una nueva mini-terminal para estos servicios en la zona de la Plaza del Che Guevara o en inmediaciones de la Estación Central Córdoba por citar ejemplos.

Allí se podría ofrecer espacios cómodos para los pasajeros y también los choferes que deben descansar tras manejar un largo tramo de recorrido.

Esto recién comienza, estamos en el receso de verano. Cuando la actividad habitual retome e incluso las clases en el Colegio Normal 1 donde están estos nuevos refugios veremos los nuevos inconvenientes que se suscitarán.